ANA en Acción



Agua y Ecosistemas

                                                     El Lago Titicaca ecosistema considerado como sitio Ramsar

El término ecosistema describe la interacción entre los componentes vivos e inertes en un entorno. Todos los componentes son, de cierto modo, interdependientes entre sí. Un ecosistema puede ser acuático o terrestre. En un ecosistema acuático las rocas desempeñan un papel importante como refugio mientras las plantas proporcionan oxígeno para los peces. Un ecosistema se encuentra en equilibrio cuando los animales, plantas y elementos abióticos están en armonía, es decir, no hay nada que perturbe el equilibrio.

Con el aumento de la contaminación, el cambio en los patrones migratorios, la urbanización y el aumento de la población humana, muchos ecosistemas están en riesgo de perder esa armonía. Esto pone en peligro los servicios de los ecosistemas, beneficios que las personas y las empresas obtienen de un ecosistema saludable.

Entre los servicios de los ecosistemas se incluyen por ejemplo, un adecuado suministro de agua para uso doméstico e industrial, filtración de partículas en el aire e impurezas del agua de lluvia (en bosques), hábitat para fauna y flora, las cuales representan la base del ecoturismo, y humedales, pantanos y otros cuerpos de agua que regulan el agua de tormenta y mitigan las inundaciones. Los servicios de los ecosistemas son la transformación de bienes naturales, tales como el suelo, el aire, el agua, la fauna y flora, en elementos esenciales para el ser humano, sus formas de sustento y modos de vida. Existen cuatro categorías de servicios:

  • Servicios de regulación: el clima, el agua, las amenazas naturales, la regulación de enfermedades, la purificación de agua y el tratamiento de residuos, se ven fuertemente afectados por el uso excesivo de los servicios de aprovisionamiento.
  • Servicios de aprovisionamiento: Agua dulce, energía (especialmente los temas emergentes relacionados a la producción de biocombustibles) y pesca.
  • Servicios culturales: Servicios de recreación y ecoturismo.
  • Servicios de apoyo: Todos los servicios que no son directamente accesibles para el ser humano pero que son necesarios para la producción de otros servicios, por ejemplo el reciclaje de nutrientes y la producción primaria.

Es por esto que es clave profundizar nuestro entendimiento sobre la relación entre los ecosistemas y el bienestar humano, incluyendo los aspectos sociales, económicos y culturales. Esto conducirá a identificar y evaluar políticas y opciones de gestión para el mantenimiento de los servicios de los ecosistemas y su armonización con las necesidades humanas.

 

Referencias

Descarga

La economía de los ecosistemas y la biodiversidad
Documento Adobe Acrobat [1.2 MB]
Descarga
 
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Regresar